Si no dispongo de la factura original, ¿puedo deducir el IVA y el gasto con una fotocopia legalizada?


En cuanto al IVA, el artículo 97 de la Ley 37/1992 del IVA establece que solo podrán ejercitar el derecho a la deducción los empresarios o profesionales que estén en posesión del documento justificativo de su derecho, y a estos efectos, entre otros, únicamente se considerará como documento justificativo del derecho a la deducción la factura original expedida por quien realice la entrega o preste el servicio. Por lo tanto, no podría deducirse el IVA puesto que las fotocopias de las facturas originales no se consideran documentos justificativos del derecho a la deducción, ya que solamente tendrán dicha naturaleza las facturas originales, cuya conservación incumbe empresario o profesional destinatario de la operación.


En cuanto al gasto en el IRPF o en el Impuesto sobre Sociedades, podría deducirse. A diferencia del IVA que impone requisitos formales especiales de deducibilidad, en la normativa de estos impuestos no existe una referencia directa a la necesidad de justificar un gasto con una factura completa, con lo que si puede justificarse por cualquier medio de prueba admitido en derecho la correlación del gasto con los ingresos de la actividad, el gasto puede deducirse. A falta de regulación específica sobre la cuestión, la jurisprudencia ha ido sentando el principio de que prima la efectiva realidad del gasto sobre los aspectos formales. Aun siendo la factura el medio privilegiado de prueba, no significa que sea el único medio de prueba admisible, de hecho la mera tenencia de la misma no prueba la realidad de un gasto si no va acompañada de otros justificantes (contratos, medios de pago, etc.) que acrediten el mismo.


Consulta DGT 0740-04.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment. Click here to login