La reclamación judicial o el requerimiento notarial que exige la normativa del IVA para poder considerar un crédito como incobrable y poder recuperar el IVA de las facturas impagadas, ¿en qué momento ha de realizarse? ¿Bastaría con instar la reclamación o tiene que ser admitida a trámite? ¿Puede hacer las veces de reclamación judicial un acto de conciliación?


Para considerar un crédito como incobrable debe haber transcurrido un año desde el devengo del Impuesto repercutido sin que se haya obtenido el cobro de todo o parte del crédito derivado del mismo (podrá ser 6 meses o un año cuando volumen de operaciones, calculado conforme a lo dispuesto en el artículo 121 de la Ley del IVA, no hubiese excedido durante el año natural inmediato anterior de 6.010.121,04 euros). La modificación de la base imponible del IVA deberá realizarse en el plazo de los tres meses siguientes a la finalización de los períodos anteriores, exigiéndose como requisito haber instado su cobro mediante reclamación judicial o requerimiento notarial al deudor. La reclamación judicial, o el requerimiento notarial, para poder recuperar el IVA de las facturas impagadas, podrá realizarse en cualquier momento anterior al cumplimiento de los plazos anteriores (9 meses o 15 meses desde el devengo, si el volumen de operaciones no hubiese excedido de 6.010.121,04 euros; o 15 meses si el volumen de operaciones fue superior a 6.010.121,04 euros). Consulta DGT V1214-13.

 

A los efectos de considerar cuándo el acreedor ha instado el cobro de los créditos mediante reclamación judicial, hay que entender que ello se ha producido cuando se haya planteado la correspondiente demanda judicial, siempre y cuando sea admitida a trámite (si bien debe tomarse como referencia la fecha de interposición de la reclamación judicial, con independencia de que se admita a trámite con posterioridad). Consulta DGT V1214-13.

 

En cuanto al acto de conciliación, este es previo a la demanda y puede considerarse reclamación judicial puesto que se realiza ante una autoridad judicial y con las garantías propias de un juicio. Este debe ser admitido a trámite y, cuando no hubiera avenencia entre las partes, es necesario que continúe con el procedimiento judicial que inicia con su petición de conciliación, de forma tal que si desiste del mismo deberá incrementar la base imponible anteriormente reducida. Consulta DGT V0480-07.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment. Click here to login