¿En qué casos puede expedirse una factura simplificada?


El artículo 4 del Reglamento de Facturación (RD 1619/2012) establece que la obligación de expedir factura podrá ser cumplida mediante la expedición de factura simplificada y copia de esta en cualquiera de los siguientes supuestos:

 

a) Cuando su importe no exceda de 400 euros, Impuesto sobre el Valor Añadido incluido, o

b) Cuando deba expedirse una factura rectificativa.

 

Además de poder expedir una factura simplificada cuando la operación no supere los 400 euros (IVA incluido), existen casos en que, superando la citada cantidad, podría expedirse una factura simplificada siempre que el importe de la operación no supere los 3.000 euros (IVA incluido).

 

Las operaciones por las que puede expedirse factura simplificada, con el límite de 3.000 euros (IVA incluido), son las siguientes (lista cerrada):

 

a) Ventas al por menor, incluso las realizadas por fabricantes o elaboradores de los productos entregados.

A estos efectos, tendrán la consideración de ventas al por menor las entregas de bienes muebles corporales o semovientes en las que el destinatario de la operación no actúe como empresario o profesional, sino como consumidor final de aquellos. No se reputarán ventas al por menor las que tengan por objeto bienes que, por sus características objetivas, envasado, presentación o estado de conservación, sean principalmente de utilización empresarial o profesional.

b) Ventas o servicios en ambulancia.

c) Ventas o servicios a domicilio del consumidor.

d) Transportes de personas y sus equipajes.

e) Servicios de hostelería y restauración prestados por restaurantes, bares, cafeterías, horchaterías, chocolaterías y establecimientos similares, así como el suministro de bebidas o comidas para consumir en el acto.

f) Servicios prestados por salas de baile y discotecas.

g) Servicios telefónicos prestados mediante la utilización de cabinas telefónicas de uso público, así como mediante tarjetas que no permitan la identificación del portador.

h) Servicios de peluquería y los prestados por institutos de belleza.

i) Utilización de instalaciones deportivas.

j) Revelado de fotografías y servicios prestados por estudios fotográficos.

k) Aparcamiento y estacionamiento de vehículos.

l) Alquiler de películas.

m) Servicios de tintorería y lavandería.

n) Utilización de autopistas de peaje.

 

Por último, los únicos casos en que no puede expedirse factura simplificada, aún estando entre los supuestos anteriores, son:

– Por las entregas intracomunitarias de bienes recogidas en el artículo 25 de la Ley 37/1992 del IVA.

– Por las ventas a distancia y bienes objeto de impuestos especiales del artículo 68. Apartados tres y cinco de la Ley 37/1992 del IVA que se localicen en el territorio de aplicación del impuesto.

– Por las operaciones con inversión del sujeto pasivo localizadas en el territorio de aplicación del IVA, cuando el proveedor o prestador del servicio no esté establecido y autorice al destinatario a facturar, y

– Por las entregas de bienes o prestaciones de servicios a que se refiere el artículo 2.3. b). a´) y b´). (Operaciones localizadas fuera del territorio de aplicación del IVA).

 

Apartado 4 del artículo 4 del Reglamento de Facturación (RD 1619/2012).


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment. Click here to login